La pesca artesanal puede dar esperanzas en tiempos de crisis provocadas por la pandemia de coronavirus

April 20, 2020 | Uncategorized | 0 Comments |

Declaración del Foro Mundial de Pueblos Pescadores (WFFP)- 18 abril 2020

En poco más de tres meses, COVID19 ha cambiado la vida de todas las personas y ha desencadenado respuestas sin precedentes de los gobiernos de todo el mundo. Hasta hoy, las comunidades pesqueras no han sido escuchadas en ninguna conversación sobre cómo responder al COVID19.  De hecho, la mayoría de las respuestas de los gobiernos ponen de manifiesto la actual falta de apoyo a las comunidades pesqueras. En el WFFP creemos que los gobiernos y los movimientos de pescadores artesanales deberían encontrar conjuntamente mecanismos de respuesta adecuados para las comunidades pesqueras.

El efecto mortal de este Coronavirus altamente contagioso y los sistemas de salud escandalosamente deficientes requieren un apoyo masivo para mejorar la infraestructura de salud y las medidas necesarias para detener la propagación de la enfermedad. Pero también requiere mecanismos de apoyo para proteger los derechos humanos de todos los pueblos y, en particular, para asegurarse de que la gente no pase hambre en momentos en que se están cerrando la pesca artesanal y los sistemas alimentarios localizados.

Con gran decepción vemos que las respuestas de los gobiernos no tienen en cuenta las necesidades y la importancia de la pesca artesanal. El cierre de los mercados locales ha causado un cese casi total de las actividades pesqueras en pequeña escala en Honduras, el Ecuador, Turquía, Sudáfrica, Senegal, Sri Lanka y Gambia.  En otros países, como Tailandia, Malasia, España, Francia y Maldivas, los pescadores artesanales pueden seguir operando, pero sus ingresos se ven gravemente restringidos por la falta de clientes, la competencia de la flota industrial y/o una caída en los precios.

Los medios para imponer el distanciamiento social y los toques de queda en todo el mundo reflejan una era de mayor autoritarismo. La gente de las comunidades pobres lucha por tener acceso a los alimentos. La “salvaguarda” militar, la prohibición del comercio en los mercados de pescado en Sri Lanka, la violencia policial en Sudáfrica y el bloqueo por parte del ejército de alimentos u otros artículos dentro y fuera del lago Turkana, en el norte de Kenya, son sólo algunos casos que ilustran las medidas brutales y autoritarias adoptadas por muchos gobiernos del mundo. Irónicamente, estas medidas terminarán matando a más personas – por balas o por inanición – que el propio coronavirus. Denunciamos la respuesta militarizada a una crisis sanitaria. 

En todas partes, las mujeres se enfrentan a una doble carga como cuidadoras, ya que los niños no van a la escuela y se necesitan cuidados adicionales para ayudar a sus mayores. Los miembros de WFFP de todo el mundo también informan sobre otras consecuencias inmediatas para las mujeres. En Malasia, decenas de miles de mujeres han perdido sus medios de vida, ya que el procesamiento y la comercialización se han detenido por completo. En Tailandia, donde los pescadores han empezado a vender sus capturas directamente a los clientes mediante sistemas digitales como respuesta a las medidas de distanciamiento social, las mujeres se ven apartadas de las actividades de elaboración y venta.  En Sudáfrica, las mujeres que trabajan a tiempo parcial en otros sectores (por ejemplo, el turismo) han sido enviadas a casa sin ninguna compensación. En Sri Lanka, las mujeres sufren un aumento de la violencia doméstica, inseguridad alimentaria y falta de acceso a los medicamentos y los servicios de salud. Los gobiernos deberían hacer más para poner fin a la violencia y la discriminación contra la mujer, especialmente ahora.

El bloqueo de la pesca artesanal y de los mercados locales afecta a las personas que participan directamente en la cadena de valor de la pesca artesanal y a los millones de personas que dependen del pescado como proteína sana y asequible en todo el mundo. Además, el carácter generalmente informal del sector de la pesca aartesanal hace que las comunidades pesqueras sean aún más vulnerables, ya que los mecanismos de socorro están orientados hacia la economía formal y el sistema alimentario industrializado. En el fondo, esas respuestas profundizan los desequilibrios de poder entre el sistema alimentario industrializado y las empresas transnacionales, por un lado, y los productores de alimentos en pequeña escala, por otro.

En esta época de profundización de la crisis, nuestras respuestas tienen que abordar las fallas subyacentes de nuestro sistema alimentario, en el que las cadenas de supermercados y la producción industrial de alimentos se perciben como el salvador. En lugar de ello, debemos construir soluciones localizadas. La receta es simple. Por un lado, los gobiernos deben dejar de extender favores políticos y económicos y de verter dinero en el sistema alimentario industrializado. Por otro lado, los gobiernos deben dirigir el apoyo hacia los pescadores artesanal (y otros productores a pequeña escala) y sus sistemas alimentarios localizados, basándose en los principios de la soberanía alimentaria. Recordamos a nuestros gobiernos los valores y principios de la soberanía alimentaria en relacion a la pesca artesanal y hacemos un llamamiento a los gobiernos para que:

  • valoren a los proveedores de alimentos y apoyen el sistema alimentario localizado que proporciona alimentos sanos y nutritivos para las masas de personas a precios asequibles.
  • presten apoyo para mejorar la calidad de los productos y las condiciones de trabajo, incluida la mejora de las condiciones sanitarias y de salud en el sector de la pesca artesanal.
  • trabajar con las organizaciones de pescadores para fortalecer el control democrático local sobre los recursos de tierra y agua y encontrar medidas apropiadas para detener la propagación del coronavirus.

La importancia del acceso a alimentos sanos y nutritivos no se puede enfatizar demasiado. El aislamiento de las comunidades del mundo exterior dificulta el acceso a los alimentos y crea miedo y pánico antes de que la inanición sea inevitable. Incluso en los países y regiones en los que se dispone de alimentos en abundancia, las mayores distancias de viaje hasta los supermercados y el aumento de los precios hacen imposible que las masas de personas adquieran alimentos básicos. Exigimos a nuestros gobiernos que garanticen el acceso a los alimentos a todos, especialmente a las comunidades aisladas y marginadas y a los que se ven afectados de manera desproporcionada por la crisis actual, como los pescadores en pequeña escala y sus familias.

Recordamos a nuestros gobiernos las Directrices Internacionales para garantizar la pesca sostenible a pequeña escala, aprobadas por el Comité de Pesca de la FAO en 2014, haciendo hincapié en la responsabilidad de los Estados de promover el enfoque basado en los derechos humanos y garantizar la participación de las organizaciones de pescadores en la toma de decisiones. En esta aguda crisis sanitaria, social, ambiental y económica, reiteramos que nosotros, los productores de alimentos en pequeña escala no sólo somos fundamentales para la producción de alimentos, sino que también tenemos que estar en el centro de las políticas y la toma de decisiones.

Nos comprometemos a trabajar con los gobiernos para encontrar soluciones duraderas, justas y sostenibles para gestionar esta crisis multidimensional. Al hacerlo, estaremos en mejores condiciones para lograr la soberanía alimentaria en un futuro próximo.

¡Acabemos con COVID-19 y con todas las formas de injusticia!

Emitido por:

Nadine Nembard (Secretaria General), Christiana Louwa & Moises Osorto (Copresidentes)

Para el Foro Mundial de Pueblos Pescadores (WFFP)

0

0 Comments


Would you like to share your thoughts?

Leave a Reply

Copyright 2014. World Forum of Fisher Peoples (WFFP). Design by Design for development.